¿Qué significa “enfermedad” desde el punto de vista energético? (parte I)

La palabra enfermedad proviene de latín infirmitas que significa literalmente “falto de firmeza”, la firmeza es la cualidad de lo que es estable, desde el punto de vista energético contraemos enfermedades por falta de estabilidad o firmeza en la mente y las emociones.

La enfermedad se puede definir como la aceptación (consciente o inconsciente) en nuestro Ser de un conflicto interno, acompañado de un pensamiento y una emoción negativos que están en concordancia y que generarán un impacto en nuestro cuerpo físico a modo de aviso, que nos anuncia que algo no va bien en nuestro interior. La enfermedad es un mecanismo de alerta de nuestro Ser, pues nos informa a través de nuestro cuerpo físico de que algo no está equilibrado en nosotros y nos da la oportunidad de poder transformarlo. Pero por otro lado, si hacemos caso omiso a este manifiesto de nuestro Ser, podemos llegar a sufrir daños severos en nuestro cuerpo físico, incluso irreversibles.

Conocemos varios tipos de enfermedades que afectan al cuerpo de manera grave, como por ejemplo un cáncer o la fibromialgia.  Este tipo de patologías generalmente se incuban en nuestra mente y emociones de 5 a 10 años  antes de poder ver sus efectos en el cuerpo físico. Una vez ha transcurrido este tiempo, si no hemos sido capaces de percibir o comprender el conflicto o la lucha interna que existe en nosotros, automáticamente se produce una reacción a nivel físico, ya que habremos dado paso a esa energía conflictiva para que traspase a todos nuestros cuerpos, finalmente manifestándose en algún órgano, tejido o cualquier parte del cuerpo. A partir de ahí empezaremos a sentir el registro del dolor, la preocupación e incluso la privación de libertad según el tipo de enfermedad que se esté dando en la persona.

Las enfermedades más llevaderas como el resfriado o la gastroenteritis, nos comunican que estamos viviendo un conflicto presente que nos preocupa y nos hace vibrar con pensamientos y emociones negativos.

Nuestro cuerpo físico se ocupa de manifestar un conflicto interno (pensamiento-emoción) con la intención de hacernos conocedores de que existe un desequilibrio en nuestra mente y nuestras emociones, que no estamos asumiendo y transformando, y el cuerpo se encarga de avisarnos y de hacérnoslo sentir a través de contraer una enfermedad. El dolor físico o los síntomas en general, son una alarma que se activa en el cuerpo cuando nuestra mente y nuestras emociones están en desequilibrio.   Si todos tuviéramos una conexión limpia con nuestro interior y la capacidad de gestionar nuestras emociones y pensamientos desde la serenidad no sufriríamos enfermedades.

corazon-y-mente

¿Cómo funciona exactamente el mecanismo de las enfermedades?

Es pura ley de la atracción, y resumiendo el funcionamiento de esta ley, somos imanes energéticos que estamos emitiendo constantemente ciertas frecuencias creadas por nuestra mente y nuestras emociones, que harán que atraigamos a nuestro plano más terrenal, a nuestra vida, situaciones positivas o negativas. Aplicado al tema de las enfermedades os pondré un ejemplo para que lo entendáis perfectamente, imaginaros que un buen día a una persona la despiden de su trabajo que es su medio de vida, automáticamente esta persona va a tener pensamientos con la energía del miedo dado que este trabajo siempre ha sido su medio de vida y piensa que, ¿qué va hacer ahora?, se marcha a su casa y comienza a sentir una presión como una bola en la estómago, literalmente el estómago le arde, fijaros aquí lo que su cuerpo físico está manifestando es “no soy capaz de digerir mi despido”, y como esta persona se cree en su mente y en sus emociones literalmente incapaz de digerir su despido su estómago le “ayuda” generando jugos gástricos ácidos para ayudarle a “digerir” esta situación.

Evidentemente no es nada positivo ni agradable sufrir dolor de estómago, pero extrañamente nos debemos sentir agradecidos por ese advertimiento de esa parte tan importante que compone nuestro Ser que es el cuerpo humano. Ahora bien, si pensamos en cuál sería la solución para que la persona a la que han despedido, estaríamos hablando de calma y serenidad mental-emocional, aceptación de la situación, comprender que se cierra un ciclo para que otro se inicie. Si la persona practica estos pensamientos y sentimientos, el resultado será una emisión hacia afuera de frecuencias energéticas positivas que atraerán una realidad positiva, como podría ser una nueva y jugosa oferta de trabajo, nuevas oportunidades,  o el descanso que hacía tiempo que necesitaba antes de empezar algo nuevo. Si dejamos que cualquier emoción negativa nos domine, la estamos invitando a que se instale en nuestra mente en forma de pensamiento, en nuestro corazón en forma de sentimiento y en nuestro cuerpo físico en forma de sufrimiento.

Primero nace el bloqueo energético, luego la enfermedad en el cuerpo

¿Qué es un bloqueo energético?

Es una condensación de información negativa que queda registrada en nuestra mente, emociones o en alguno de nuestros cuerpos sutiles, producida por vivencias que experimentamos como dañinas o traumáticas y que dejan una huella en nosotros.

La tendencia del ser humano es llevar esa sensación negativa hacia lo más adentro posible, esconderlo en nuestra memoria, enterrarlo en nuestras emociones para poder continuar nuestro día a día libres de sufrimiento. A veces es tanto el instinto de protección y supervivencia emocional que llegamos incluso a olvidar y desterrar a un lugar muy profundo, el recuerdo de la situación negativa.

Pero nuestro ser es muy sabio, y nos permite omitir la situación hasta cierto punto, digamos que nos proporciona tiempo para que aprendamos a solucionar los conflictos por nosotros mismos, utilizando nuestro ingenio, nuestro poder de auto-sanación, o depende del caso, la solicitud de ayuda externa. Si no actuamos, llega un momento que la situación se vuelve insostenible para nuestro ser, cuando el bloqueo energético ha abarcado por completo nuestra mente y nuestras emociones se extiende hacia nuestro cuerpo físico convirtiéndose en lo que conocemos como enfermedad.

Los bloqueos energéticos no resueltos, a nivel físico se asientan en nuestros órganos y en los alrededores absorbiendo su energía y debilitándolos. Se forman grupos de células con la información del bloqueo, que van ganando fuerza y tamaño llegando a alterar nuestro ADN, pudiéndose generar, tumores, quistes, o cualquier otro resultado o enfermedad que conozcamos.

¿Todo el mundo contrae las enfermedades con el mismo proceso?

Si, pero hay diferencias en cuanto a la manera de experimentarlo.

Cuanto más sensible, perceptiva y evolucionada sea la persona, psicosomatizará el conflicto mucho más rápido que cualquier otra persona que se mueva en energías más terrenales y que fomente vagamente su propia conciencia. A veces nos resulta difícil reconocer nuestro propio estado y tendemos a buscar los motivos de nuestros conflictos en los demás.

Si buscamos información sobre la clasificación de las enfermedades, nos encontramos con que la medicina tradicional (científica) las divide según la manera en la que se contrae la enfermedad, según los síntomas, duración, forma de distribución, etc. Pero, como hemos comentado antes, somos nosotros mismos quienes le abrimos la puerta a la enfermedad según nuestro estado mental-emocional.

Teniendo en cuenta que también existen enfermedades que no tienen su origen en nuestro cuerpo físico, sino que nos atacan desde fuera como podrían ser las clasificadas como víricas o bacterianas,  se nos presenta la siguiente cuestión: ¿El estado mente-emoción de la persona también influye en la contracción de enfermedades tipo víricas o bacterianas?

La respuesta es sí. Nuestro cuerpo físico es una máquina preparada para funcionar de manera perfecta en todo momento, libre de síntomas, el cuerpo no aceptará la entrada de ninguna enfermedad a no ser que detecte que hay alguna parte mental o emocional que no esté equilibrada. Por lo tanto, contraeremos una enfermedad vírica o bacteriana cuando nuestra vibración energética se exprese a la misma escala que la enfermedad, que es exactamente la misma explicación que utilizamos para las enfermedades que se generan dentro de nuestro cuerpo. Y esta información la podemos validar recordando aquellas situaciones en que un grupo de personas en un mismo lugar se enferman, pero algunas personas de ese grupo siguen estando sanas, o cuando surge un accidente en un avión, o barco, y la mayoría de personas mueren menos 1 o dos. Todo en esta vida es vibración, creamos hilos con nuestra vibración que se conectan a otros de igual vibración, pero por muchos hilos que hayan vibrando a nuestro alrededor a un frecuencia en concreto, si nosotros no vibramos a esa frecuencia nada nos podrá afectar. Parece un juego, pero así es, nuestro cuerpo físico pone en manifiesto el estado de nuestro interior, pero el interior siempre es el que manda, el cuerpo tan solo es una pantalla que lo refleja.

selene

Publicado en Sin categoría

Samhain noche mágica

Y de nuevo se acerca Samhain, el 31 de octubre. La noche en la que cae el velo entre los vivos y los muertos. A mis ojos resulta un baile de colores, formas, energías y voces, muchas voces. Los muertos cobran voz y movimiento y se pasean entre nosotros vestidos con un traje transparente que sólo algunas personas podemos ver. Ellos sonríen, hablan, cantan y bailan festejando este momento tan especial en el que pueden acercarse a nosotros. En muchos de ellos se puede ver una mueca apesadumbrada por la nostalgia a la vida, por aquello que nunca dijeron o hicieron.

La senda de los espíritus se abre y en esta noche se conecta con el mundo de los vivos permitiendo que caminen entre nosotros, libres.

baile-muertos

En Samhain, o halloween como se conoce actualmente, la gente se disfraza de todo tipo de criaturas de la noche, fantasmas, vampiros, brujas… De esta manera honramos la noche mágica en la que podemos compartir nuestro espacio con esos seres tan especiales a los que normalmente no podemos acceder. Es pura magia, un gran espéctaculo, los vivos disfrazados danzando entre los muertos.

Para esta noche, escoge un atuendo que consideres especial, coloca flores y frutas frescas en tu altar, prende inciensos dulces, y si deseas que tus difuntos se acerquen enciende llamas, cuantas más mejor. Si por el contrario quieres pasar una velada tranquila no enciendas ninguna vela.

Comparte con tus amigos y familiares dulces y pasteles, que previamente habrás elaborado con mucho amor, y reserva un trozo a modo de ofrenda, que colocarás en tu altar hasta el día siguiente.

Es momento de recordar a los que ya no están, a los que se marcharon en las mejores y en las peores situaciones, a los no nacidos,  a nuestros difuntos compañeros animales, a nuestra familia del alma.

Pon toda tu atención durante la velada, porque quizás, durante unos segundos reconozcas en el aire ese aroma de aquella persona tan especial, o “te parecerá escuchar” el ladrido de tu fiel perro, quizás notes esa caricia en tu mejilla que te resulta tan familiar. En esta noche ellos están con nosotros más cerca que nunca así que da gracias, pide perdón, y aprovecha para decirles cuanto te han enseñado y cuanto los amas. Ellos viven siempre en nuestras mentes y en nuestro corazón pero sólo esta noche pueden estar a nuestro lado,  compartiendo nuestra misma realidad, es algo a festejar para todos.

Aperturas a otros mundos, grandes portales se abren sólo desde las 12 hasta las 3 de la madrugada de Samhain, por donde entran potentes energías que provienen de otros lugares y se mezclan con nosotros. Estoy convencida de que esa noche, si te predispones, sentirás algo especial, las diferentes corrientes energéticas, los recuerdos de nuestros difuntos en el aire, los fantasmas compartiendo las aceras,  en general, el ambiente místico que se genera cuando diferentes seres de diferentes planos compartimos una realidad unísona.

En el crespúsculo del 31 de octubre honraremos a los ancestros que aún viven en nuestra sangre, aquellos que vivieron y murieron con diferentes trajes y en distintos lugares y que ahora ya descansan acomodados después de su largo camino. Aquellos que dejaron la huella de la sabiduría en nosotros, y que, aunque nunca les hayamos conocido, sentimos como nos protegen y nos amamantan con su conocimiento. Guerrerros y guerrerras que ganaron la gran batalla contra sí mismos esta noche están a nuestro lado, susurrándonos consejo y amor. Daremos gracias a nuestro linaje ancestral, pero sobretodo daremos gracias a nuestros ancestros vivientes, familiares y amigos que al día siguiente continuarán a nuestro lado.

gato-samhain

selene

Publicado en Sin categoría

Cuando un ser querido muere

La muerte en nuestra sociedad es símbolo de dolor, pérdida y tristeza. Esta asociación negativa es relativamente nueva, ya que en diferentes culturas  ancestrales como la atlante, la egipcia o en la vikinga, la muerte se entendía como una transición, como un continuo, saliendo del cuerpo como alma y viajando a otro lugar en otro plano para después volver a encarnar de nuevo.  El dramatismo en la muerte nació en la antigua Grecia, celebraciones fúnebres pomposas en las que incluso se contrataba el servicio de mujeres que vestían de negro, llevaban velo y pañuelo, y su único cometido en la ceremonia era llorar, sollozar en voz alta, sin parar ni un instante, para supuestamente honrar al difunto, yo me lo imagino con una aire muy teatral.

plañideras

Estas mujeres se hacían llamar plañideras, en el antiguo Egipto ya existían, pero a diferencia que en la antigua roma, grecia o en la época medieval,  eran las encargadas durante el ritual de cuando alguien moría, de dominar toda la energía del dolor y sufrimiento por la pérdida, canalizándola, transformándola, y ayudando así a los Sacerdotes que dirigían el rito del difunto a guiar al alma a un nuevo plano existencial, protegida y bien acompañada. Me consta que hoy en día aún, en España se puede contratar los servicios de plañideras o lamentatrices.

La actitud ante la muerte

La mayoría de las culturas siguientes a la griega adoptaron esta manera de percibir y gestionar la muerte, hasta el punto de crear prohibiciones y restricciones que hacían que los familiares del difunto alteraran su día a día. Por suerte, la parte de las prohibiciones en señal de luto y honra, está desapareciendo. Hoy en día, en un entierro católico las personas acuden vestidas de negro, pero no continúan haciéndolo los días siguientes, ni durante un año. Sin embargo aún hay personas o culturas (como por ejemplo la gitana), en las que siguen acatando varias normas tras el entierro.

Esta actitud ante la muerte, la no aceptación, querer retener al ser querido a nuestro lado demostrándole sufrimiento, nos ancla en el pasado y en la tristeza. Si nos dejamos arrastrar por esta antigua creencia de la muerte, una parte de nosotros se para en seco en el momento de esa muerte, anclándonos  mental y emocionalmente a ese instante, haciendo que siga vibrando en nosotros, recordándonos el  suceso y el dolor a cada momento, alejándonos del presente, de nuestra normalidad y nuestra plenitud, y haciendo que sea aún más difícil acostumbrarnos a que esa persona ya no está en nuestra vida. Resulta absurdo recrearse en la muerte de un ser querido, a menos que sea para festejar su partida y desearle lo mejor en su final de ciclo.

Cuando el alma desencarna 

Nuestro cuerpo físico, junto con nuestros cuerpos sutiles forman un conjunto perfecto que nos conecta a la energía del planeta y a la de la Fuente, nuestra alma necesita este conjunto para poder encarnar en este plano y asumir las experiencias necesarias en su camino de evolución. Cuando el cuerpo fallece, el alma no puede sostenerse por sí misma en este plano, ya que no tiene ese conjunto (cuerpo físico + cuerpos sutiles) que le ayuda a nutrirse continuamente de las energías de la Tierra y el Universo, por lo tanto debe partir, elevarse a otros planos para encarnar con otro cuerpo y empezar de nuevo.  Cuando una persona muere el alma se separa del cuerpo y emprende un viaje de ascensión. Parece automático, el cuerpo fallece y el alma se eleva, pero no es así, pues muchas veces este viaje de salida del cuerpo y ascensión puede entorpecerse por varios motivos.

 Cuando el alma no se siente libre para ascender

Hay varios motivos por los que el alma puede decidir no ascender tras la muerte del cuerpo físico.  Cuentas pendientes, apegos, algo importante que quedó por decir a alguien, o el haber sufrido una muerte violenta o traumática, como un accidente de coche o una caída fortuita, pues el alma puede quedar desorientada incluso puede que ni siquiera entienda que ha abandonado el cuerpo, que ha muerto.

 Pero sobre todo, influye mucho la manera en la que los familiares, amigos y seres queridos, vivan el proceso de aceptación de la muerte del ser querido. Muchas veces los familiares del difunto no son capaces de dejarlo ir, se aferran a su presencia, sin entender que esto hace que el alma desencarnada se vea atada a nuestro plano en vez de poder elevarse, y el motivo por el que se siente atada es el dolor que ve reflejado en todos los amigos y familiares que ha dejado atrás.

 Vamos a comprender esto imaginándonos que somos un alma desencarnada, libre del condicionamiento de la mente, sólo pura conciencia que sabe que ha terminado un ciclo para empezar otro nuevo con otro cuerpo y mucha ilusión. Ahora imaginamos que al desencarnar nos elevamos y podemos ver a todos nuestros seres queridos que aún viven, a través de una ventana, desde otro plano. ¿Os hacéis una idea de lo angustioso que tiene que ser ver a tu hijo, hermano, marido, padre o mejor amigo, sentir dolor, llorar y lamentarse por tu muerte, sin que tú como alma desencarnada puedas hacer nada?

Si esto sucediera estando encarnados seguramente experimentaríamos un sentimiento de culpa, pues a nadie le gusta hacer sufrir de ninguna manera a las personas a las que ama.  Pues el alma desencarnada también sufre, no experimenta culpa, pero si la necesidad de estar cerca de los familiares y amigos que no son capaces de aceptar su muerte.

Qué sucede cuando el alma se ve forzada a seguir en nuestro plano

Cuando un alma está desencarnada y no asciende, tiene que absorber energía de otros seres para poder mantenerse en nuestro plano y existir. Porque por sí misma no goza de un cuerpo físico ni sistema energético que la alimente, puede habitar otros planos vibracionales más elevados que el de los vivos, pero quedarse en nuestro plano le supone un gasto extra de energía que deberá conseguir de alguna manera. Al no tener un cuerpo físico y energético que le proporcione energía no le queda más remedio que engancharse o absorber la energía de los seres de su alrededor. Por lo tanto,  el alma desencarnada deberá tomar parte de nuestra energía o la de varias personas hasta que decida o pueda marcharse al plano de existencia que le corresponda, revisar su vida y prepararse de nuevo para encarnar en otro cuerpo.

El apego emocional, la nostalgia, el no querer creer que esa persona ya no está, son los motivos que hacen a los fantasmas de conocidos y familiares quedarse a nuestro alrededor absorbiendo nuestra energía, con la esperanza de solventar lo antes posible la cuestión y poder marcharse a otro plano más elevado para continuar su camino evolutivo.

Esto es algo negativo tanto para el alma desencarnada como para las personas de su entorno, pues el alma se ve obligada a quitarnos parte de nuestra energía, y para nosotros esto supone un desgaste y sentir como llevamos un peso encima que no nos pertenece. Es un arma de doble filo, pues nos sentimos acompañados por el alma del difunto pero a la vez estamos perdiendo mucha energía y esto entorpece nuestros quehaceres y nuestro día a día.

Reflexión

Todos hemos sufrido la muerte de un ser querido, y todos hemos sentido alguna vez el dolor por la pérdida. Pero, qué sucede cuando le aplicamos nuestra conciencia? Me refiero, al conocimiento de que somos almas en este camino de evolución que utilizamos varias vidas y varios cuerpos para poder completar nuestro aprendizaje, y que, nuestra alma nunca muere, sólo muere el vehículo (el cuerpo). Pues parece ser, que aunque seamos muy conscientes de ello, y tengamos esta información muy integrada, aunque sepamos que la muerte del cuerpo para el alma es una liberación, que significa que su camino sigue, aunque tengamos claro totalmente esto, aun así sentimos dolor, tristeza, y apego emocional. Dicho esto, os invito a hacer una reflexión, y os pido que abráis vuestra mente y vuestro corazón. Ahí va la pregunta: -¿No estamos siendo egoístas, intentando retener a esa alma a nuestro lado a expensas del dolor que estamos sintiendo por su pérdida? Realmente, si le deseamos lo mejor,¿ por qué no somos capaces de soltar el vínculo que nos une, entendiendo que así estamos ayudando al alma para que encarne de nuevo lo antes posible y así poder seguir con su camino?

A veces, el egoísmo, fruto del dolor por una pérdida supera al Amor.

Suena crudo, pero si lo reflexionamos profundamente quizás entendamos, que intentar retener a un alma (sea cual sea el parentesco con ella) en nuestro plano, simplemente porque creemos que nos alivia sentir su presencia cerca o notar que aún “no se ha marchado del todo”, estamos siendo muy injustos con esa alma, en ese momento estamos pensando únicamente en nosotros y en nuestro sufrimiento por la pérdida. Porque el alma del difunto, al igual que cuando nuestra alma abandone nuestro cuerpo, necesita partir hacia otro lugar, necesita dejar de compartir nuestra realidad para subir otro peldaño en su evolución.

Tenemos que conseguir conectar con el amor, pese a la tristeza que nos suponga no ver nunca más físicamente a esa persona, no poder abrazarla o tocarla, o escuchar su voz. Debemos conectar con el Amor puro que sentimos hacia ese ser, comprendiendo así que lo mejor es no retenerlo en nuestro plano, porque debe continuar su viaje, por mucha pesadumbre o pena que esto nos haga sentir. Debemos ayudar al alma a que se libere, que sienta que aquí ya no le queda trabajo por hacer, que está perdonada, libre.

Un modelo de despedida

Quiero compartir con vosotros lo que sería una carta de despedida a un ser querido difunto, para honrarle y ayudarle a ascender, y ante todo dejarle claro que con nosotros no ha quedado nada pendiente, que sólo debe partir. Os la podéis descargar haciendo click en el siguiente enlace:

Carta a un ser querido

Aconsejo prender una vela blanca que sirva de guía al alma desencarnada y entonces leer en voz alta y con el corazón la carta. Tomaros unos minutos durante la noche para hacerlo, os aconsejo prender durante 9 días, empezando un sábado, una vela blanca a la misma hora y leer la carta en voz alta. Quizás la leáis y la primera vez no experimentéis nada, pero si creéis que necesitáis ayudar a un alma cercana a liberarse, o si, cuando leáis este artículo os resuena hacerlo, no lo dudéis, estáis haciendo el Bien. Veréis que a medida que leáis en voz alta las palabras sagradas, vuestro corazón se irá abriendo  y liberando, si necesitáis llorar, pues llorad, si necesitáis reír, pues reíd, y estad atentos, pues recibiréis alguna señal de algún tipo que os sugiera que el alma está agradecida por vuestra ayuda y que ya ha podido partir.

vela

 

 

selene

Publicado en Sin categoría

Compartiendo el mensaje de la Madre Agua

Muchas veces durante la meditación aparecen personajes y seres que te sorprenden, tanto por su presencia como por su mensaje. Y en muy pocas ocasiones, aparecen seres de tal magnitud que tu mente ni si quiera puede creer que se hayan acercado a ti, y para mí, hoy es una de esas veces. Con todo mi respeto, comparto este mensaje de la Madre Agua, uno de los Cuatro Elementos.

“Imagina cada gota de agua habitada por una conciencia despierta.

Juntas forman una ola, capaz de erosionar la roca más dura.

Sin prejuicios y con amor, el agua va transformando la roca.

Primero las capas más fáciles, arenisca, pequeñas piedras adheridas a la roca, se van puliendo.

Y así todas esas gotas conscientes transportadas por la ola, a través del Amor y el Respeto van moldeando la roca, hasta crear la mejor versión de sí misma.

Hasta que, la roca y el agua son Uno en el mar del Todo. El agua es roca y la roca es agua existiendo en perfecta sincronía.

¿Sabes Irene? Todas mis hijas e hijos están bendecidos por mi Agua Sagrada. Los ríos, los manantiales, los riachuelos, los océanos y mares, incluso los charcos llenos de barro que se forman cuando cae mi Lluvia Sagrada están bendecidos.

Mi perdón es infinito, soy vida y enseñanza para la humanidad. Por mucho que llenéis mi vientre de venenos y toxinas, causéis muerte en el Reino animal acuático, yo siempre os perdono, porque os amo, porque vivo en todos vosotros, y todas mis gotas que están en vuestro interior, sonríen cuando vosotros sonreís.

Mi deseo es que vuestras conciencias brillantes y despiertas hagan vida en una sola ola, tan gigante, y capaz de, con la bandera del Amor, hacer llegar mi mensaje al mundo de Perdón, Compasión y Liberación.”

the-sea-855650_1920

Ahora  solo queda pasar a la acción, ¡a despertar conciencias desde al amor y el respeto, con paciencia y humildad, sin juicios ni presiones! Perdonando la ignorancia, con compasión. Gotita a gotita, y con nuestro esfuerzo continuo por el cambio, formaremos esa gran ola capaz de iluminar a las conciencias que parecen poco predispuestas, y al final la roca cederá y fluirá con el resto del agua que vive en el mar del Todo, el mar de la Unidad.

selene

Publicado en Sin categoría

La tecnología y el letargo humano: ¿Cómo nos afectan las nuevas tecnologías a nivel energético?

Vivimos nuestro día a día tocando y exponiéndonos a un sinfín de aparatos eléctricos y electromagnéticos, ¿sabemos realmente si esto tiene algún efecto nocivo sobre nosotros?

Empezaremos hablando del efecto de las nuevas tecnologías sobre los niños de 0 a 7 años de edad. Para adentrarnos voy a compartir un comentario de un neuropsicólogo:

¿Qué efecto tienen las pantallas en los niños pequeños?

Son un refuerzo grande, pero no tanto para los niños como para los adultos: con mucha frecuencia las pantallas se utilizan como niñeras digitales. Si cada vez que vamos a un restaurante o viajamos en coche les damos una tablet, estamos haciendo que pierdan la capacidad de esperar, de tolerar la frustración y que el cerebro les entretenga. Las nuevas tecnologías nos hacen más impacientes porque tienen un componente adictivo y las tenemos que utilizar con precaución y no exponer a los niños. Las pantallas también están relacionadas con el aumento del número de niños con TDAH. Acostumbrados a la pantalla, el profesor y la pizarra les parecen aburridos y trabajar con libros les cuesta más esfuerzo.

Álvaro Bilbao, neuropsicólogo y autor del libro “El cerebro del niño explicado a los padres”

Antes de que cumplamos los 7 años nuestro cráneo está en pleno desarrollo, y energéticamente hablando esta fase es muy importante. Digamos que el cráneo durante ese periodo es más flexible o débil y permite la entrada fácil de varias energías y vibraciones externas. Al igual que los niños a esas edades están muy conectados con su espiritualidad y creatividad, en realidad están conectados a TODO, reciben a todas horas una gran cantidad de estímulos que su cerebro debe procesar, no se dejan ninguna energía por descubrir, lo captan absolutamente todo sin hacer distinciones de lo positivo o lo negativo, porque hasta los 7 años esa puerta energética estará abierta de par en par. De ahí que nos resulte más fácil de niños conectar con energías más sutiles, seres de luz, elementales, familiares difuntos, etc.

Pero como os comentaba, esta entrada de energía no hace distinciones, no tiene ningún filtro, de manera que toda la energía externa que los niños reciben accede a su corteza cerebral sin problemas ni intromisiones. Hasta los 7 años gozamos de una percepción y sensibilidad energética increíble, pues la energía tiene más fácil acceso debido a que nuestro cráneo todavía está en proceso de “endurecerse”.

Dicho esto, cuando la energía es positiva y está cargada de iones negativos (que son los buenos) es estupendo para el niño porque enseguida alcanza un estado de bienestar, el problema viene cuando las energías son dañinas y nocivas. Si el niño es expuesto de manera asidua a corrientes electromagnéticas negativas se acabará representando en su cuerpo físico en forma de desequilibrio. Las afecciones más comunes son dolor de cabeza, alteración del sistema nervioso, problemas de atención, mareos y pérdida de energía vital.

Con esto no quiero decir que los niños no se puedan acercar a una televisión, ordenador o móvil, pero sí que es conveniente evitarlo en la medida de lo posible.

¿La tecnología es mala para el ser humano?

Sí y no.

Por qué SI es beneficiosa

Cuando nos referimos a tecnología abarcamos una gran cantidad de máquinas y artilugios. Hay grandes inventos que nos han hecho llevar una vida más fácil, que nos permiten gozar de más tiempo para nosotros mismos y para compartirlo con los demás. Por ejemplo, la mayoría de personas hoy en día usamos lavadoras para limpiar nuestra ropa, lavavajillas para ahorrarnos el tiempo de fregar los platos, etc. Imaginaros el tiempo que perderíamos haciendo según qué cosas a mano… Las ideas, el ingenio aplicado en la tecnología son estupendas, siempre actualizándose para hacernos una vida más cómoda, pero hay un trasfondo en la manera y los materiales usados para diseñar la tecnología, y sobretodo hay algo oculto en la vibración que emite cada aparato.

Por qué NO nos resulta favorable

La escala de vibración que emiten las nuevas tecnologías es muy baja. Cuando decimos que algo vibra alto nos referimos a que es muy positivo y está sintonizado con energías de altas frecuencias, y cuando decimos que la energía vibra bajo nos referimos a que nos resulta negativo y nombramos a esta vibración como energía negativa o densa.

Los materiales que se utilizan para crear la tecnología son grandes conductores de energías negativas, y a ello le sumamos que toda la tecnología lleva uno o varios componentes que aún hoy no comprendemos (o no nos dejan comprender), y estos componentes se dedican a emitir energías de letargo, falta de vitalidad y aislamiento, que atacan de manera directa a nuestro sistema energético humano.

El día a día

Recuerdo con 6 o 7 años estar mirando los dibujos por televisión, y que alguien comentara a mi madre:

– ¿Le pasa algo a Irene?  La veo muy seria.

– No le pasa nada, es que cada vez que ve la tele pone esa cara, como de mucha concentración y parece que esté enfadada.

Sinceramente no recuerdo muy bien la sensación en esos momentos, pero para mí, este recuerdo es una evidencia clara de cómo me afectaba ver durante horas la televisión, cambiaba mi expresión y desviaba totalmente mi atención de todo lo externo. Recuerdo incluso, que viendo la tele mi madre tenía que repetirme varias veces las cosas para que las hiciera, como poner la mesa o ir a la ducha, porque estaba tan embelesada con la televisión que ni siquiera le escuchaba y contestaba por inercia.

Conozco casos de primera mano, con insomnio, dolores terribles de cabeza al despertar, que se han eliminado de forma automática simplemente cambiando el despertador eléctrico por uno a pilas analógico, o simplemente por sacar el móvil del dormitorio durante la noche.

Otro ejemplo, ¿no os ha pasado cuando vais al cine que salís de la sala con una sensación extraña, como de sueño, pesadez, o ganas de descansar? A mí me pasaba siempre, y no lo entendía, e incluso muchas veces se me ponía dolor de cabeza al salir a la calle. Entiendo que en una misma sala estamos compartiendo nuestras energías con un gran grupo de personas y esto puede afectar, pero tengo claro que no se trata de eso, sino de estar expuesta durante casi 2 horas a una pantalla gigante, a unos altavoces que envuelven toda la sala, y que están emitiendo de manera constante energías de baja frecuencia. Otra de las cosas que detecté es la sensación de hambre que tenía al salir del cine, es por la pérdida de energía vital, aunque hubiese hecho una comida copiosa antes de entrar, y no hubiera quemado ni una caloría al estar sentada, seguía teniendo hambre al salir, necesitaba reponerme.

Lo que me resulta más preocupante de todo esto es el uso de los teléfonos móviles, tablets y todos estos aparatos que las personas suelen llevar en las manos, o pegados al cuerpo durante todo el día. Algunos sabéis que soy capaz de visualizar los campos energéticos, pues bien, cuando una persona sostiene un aparato de estos durante mucho rato, puedo identificar una energía roja y densa que emite el aparato y va comiendo parte de las capas del aura de la persona, es una energía totalmente invasiva e intrusiva que se deposita en los cuerpos sutiles y crea bolsas de energías densas que quedan adheridas a nuestro campo aúrico. Generalmente las capas del aura que se ven afectadas son de la 5ª a la 7ª capa. Y estas capas están asociadas a sus 3 chakras correspondientes, el chakra garganta, el tercer ojo y el corona, que se encargan de todo lo relacionado con la percepción de la realidad, la vibración, el sonido, la comunicación, las capacidades psíquicas o extrasensoriales, y en el caso del corona, la recepción de la energía Universal. Todo el proceso natural del flujo energético del ser humano, se ve afectado por la invasión de la energía que emite la tecnología.

¿Podemos hacer algo al respecto?

 Sí. Soy consciente de que la mayoría de personas utilizamos tanto el ordenador como el móvil para gestionar nuestro día a día, y en muchos casos para desempeñar nuestro trabajo. Aquí van algunos consejos para evitar que nuestro sistema energético y nuestra salud física y mental se vean afectadas por la tecnología:

  • Coloca una amazonita al lado de cada aparato, esta gema absorbe los iones positivos y nos protege de las corrientes eléctricas y electromagnéticas nocivas. También puedes llevarla encima para que proteja tu campo aúrico.
  • Pon en tu mesilla de noche un despertador analógico, nunca duermas con el móvil al lado ni con un despertador que necesite energía eléctrica.
  • Intenta reducir las horas de visionado de la televisión y de la pantalla del ordenador.
  • Por la noche, antes de ir a dormir, desenchufa todos los aparatos eléctricos (¡menos la nevera!).
  • Si trabajas en una oficina, o rodeado/a de tecnología busca un momento al final del día para descalzar tus pies y tocar tierra o césped, así descargarás todas las energías. Otra opción es abrazar a una árbol para que dirija el sobrante de tu energía hacia la Tierra. A parte, coloca una fluorita en tu mesilla de noche para que  ayude a regenerar tu energía durante el proceso de sueño.
  • Para una descarga rápida de las energías sobrantes, coloca una plancha de cobre erguida (apoyada en la pared) y haz que parte de la plancha esté sumergida en agua, puedes meterla en una barreño. A continuación coloca tus dos manos encima de la plancha de cobre, no las metas dentro del agua, sólo que toquen el cobre. Notarás como se descarga toda la energía de golpe hacia el agua, puedes repetir este paso las veces que desees, y cuidado, puede que si estás muy cargado/a salten chispas cuando tus manos toquen el cobre, no te asustes, no hay peligro ni vas a resultar dañado/a.
  • Procura ir de vacaciones a lugares en entornos naturales, lejos de los ruidos y las tecnologías. Hoy en día hay muchos hospedajes en los que han eliminado totalmente la televisión y las tecnologías, e incluso hay algunos en los que ni siquiera tienes un enchufe para cargar el móvil, qué gozada, y qué descanso para nuestro Ser.

 

selene

Publicado en Sin categoría

La espiritualidad de los gatos (parte II)

Continuando el artículo anterior, vamos a profundizar un poco más en la magia de los gatos y en todo lo que aportan al ser humano.

La Medicina del gato

Los gatos nos ayudan a sanar de infinitas maneras gracias a su alto nivel de vibración. Saben detectar cuándo necesitamos cuidados, soporte emocional o ayuda. La Medicina de los gatos se manifiesta de distintas formas. El sólo hecho de tener a un gato cerca eleva nuestra vibración, pues tienen una profunda conexión Universal y con la Madre Tierra, y manejan energías de altas frecuencias. Son grandes neutralizadores de la energía negativa, veamos cómo lo hacen:

El sueño

Una faceta de su Medicina, es el proceso de limpieza y transformación de las energías negativas que hacen durante el sueño. Los que convivimos con gatos sabemos que les encanta dormir largas horas, incluso hay días, que se pasan más horas durmiendo que despiertos, pero esto no sucede siempre, sino a temporadas. Y “causalmente” sucede cuando en el hogar hay algún conflicto, situaciones tensas, emociones no resueltas, discusiones en la familia, o alguien enfermo. Cuando no hay armonía en el hogar donde vive el gato, decide crearla. Su campo energético está preparado para transformar energía negativa en positiva, reciclar el desequilibrio y la desarmonía. Ellos gestionan su propia energía pero también nos ayudan con la nuestra y la de nuestro entorno. Son un apoyo y un soporte energético increíble, y siempre están dispuestos a echarnos una mano con aquellas energías que nos molestan y nos cuesta soltar. El proceso que hacen para conseguir transformar grandes cantidades de energía, resumidamente, funciona de la siguiente manera: mientras están despiertos van absorbiendo toda la energía “basura” del hogar y de las personas que conviven en él. Transformar toda esa energía es una tarea ardua, y necesitan concentrar todas sus fuerzas. Para ello entran en largos períodos de sueño, porque cuando están dormidos no tienen que estar alerta de nada y pueden focalizarse en reciclar todas las energías que han absorbido del ambiente mientras estaban despiertos. Así que las temporadas en las que el gato se tira la mayoría de horas del día durmiendo, es un indicador de que en casa hay energías densas, también sucede cuando alguien del hogar está pasando un periodo de estrés emocional o enfermedad.

Los bostezos

Otro método que utilizan para ayudarnos a transformar la energía es mediante los bostezos. A veces, empiezas a acariciar a un  gato y suelta un bostezo tras otro, y lo sigues acariciando y sigue bostezando. En ese momento podemos pensar que tiene sueño, pero no se trata de eso, he podido observar que mientras la personas lo acaricia, el gato crea un circuito cerrado de energía con el humano y a medida que el humano lo va acariciando, el gato absorbe las energías de baja vibración que salen a través de los chakras palmares del humano, y las transforma en positivo bostezando. De esa manera puede ir liberando energías negativas, mientras simultáneamente sigue absorbiendo todo lo que al humano le sobra. Cuando acariciamos a un gato y bosteza ininterrumpidamente, se está impregnando de nuestras energías más densas para poder descargarnos y que nos sintamos más ligeros, son una maravilla.

bostezo

El ronroneo

La Medicina más común que utilizan los gatos para aportarnos bienestar es el ronroneo, ese sonido curioso y especial que hacen los gatos cuando les acariciamos o cuando se ponen contentos. Este sonido emite una vibración de alta frecuencia que, en contacto con el campo energético del ser humano crea cambios positivos, es una vibración armonizadora, equilibradora, y sanadora, el ronroneo tiene el mismo efecto que un mantra. El gato ayuda aunque no se lo pidan, aunque no sea bienvenido, su amor es incondicional. Y digo esto a raíz de un hecho que me dejó muy sorprendida, veréis:

Conozco a una persona a la que no le gustan los gatos, de hecho le molesta que se le acerquen. Un día esta persona vino a visitarme y se había hecho daño en un pie, llevaba muletas y se lo habían vendado. Uno de los gatos de mi casa, llamado Trueno, se puso muy insistente con él, no paraba de acercarse y frotarse contra el pie vendado, el gato sabía que esta persona no quería ni que ni se le acercara, de hecho siempre lo alejaba y le decía que se fuera, pero aún y así Trueno insistió y empezó a ronronear y a darle lametones en la venda, hasta que empezó a ronronear muy muy fuerte y no dejaba de frotar su cabeza contra el pie dolorido. Cuando Trueno acabó su proceso de sanación, la persona me miró y me dijo que se le había pasado el dolor, que sabía que Trueno había hecho “algo” para ayudarle, y que desde ese momento le tendría en alta estima.

Sanación del chakra corazón

Los gatos adoran acomodarse cerca de nuestro corazón.  Y es que siempre buscan los lugares, personas y objetos que emitan las energías más elevadas, de alta frecuencia, porque es donde ellos se sienten más cómodos. Les encanta tumbarse sobre la barriga y el pecho de los humanos, puesto que el órgano humano que emite la frecuencia energética más elevada es el corazón, les gusta situarse cerca, para así sintonizarse con nuestra energía. A los que tenéis la suerte de tener compis gatunos os invito a hacer un ejercicio. Invitar al gato a que se acomode encima de vuestro 4º chakra, acariciarlo con amor y humildad, y una vez el gato/la gata empiece a ronronear, pasados unos minutos podréis experimentar una sensación de paz, de calma, de sosiego, de alta vibración pero sobretodo de sanación, de transformación de las energías, la tristeza y las emociones pesadas se marchan. Y miras a los ojos al gato y le agradeces su Medicina, hasta que cierre sus ojillos y los dos seáis Uno. Es una práctica que acostumbro hacer antes de empezar a meditar.  Ellos detectan cuando mis energías se predisponen para practicar la meditación y se acercan a calmarme y a elevarme, de forma que me resulta muchísimo más fácil meditar. De hecho, en muchas ocasiones me he encontrado al gato/la gata en el plano energético al que accedo cuando medito, probarlo, seguro que tienen algún mensaje, orientación o consejo para vosotros/as.

selene

Publicado en Sin categoría

La espiritualidad de los gatos (parte I)

El primer movimiento que hace el gato al despertarse es una postura de yoga. Cuando salen de su profundo sueño se desperezan pero nunca de una manera cualquiera, ellos preparan sus energías  para estar en equilibrio mediante movimientos armónicos. El gato ama el bienestar, y goza de un ambiente limpio tanto física como energéticamente, disfruta de la música clásica y las melodías armónicas, y se molesta con sonidos estridentes y ruidosos, son animales muy sensibles y perceptivos.

gato yoga

Viven en comunicación con varios planos y dimensiones y son capaces de controlarlo de manera equilibrada. Saben convivir de manera natural con todos los seres, y notan cuando a su alrededor hay seres de baja o alta vibración.

Hace años que convivo con gatos, y observándolos atentamente he podido descubrir la magia que encierran. Os explicaré un caso que pude observar muy de cerca: Freya es una gata que adopté hace años, y un día cualquiera estando en casa me sorprendió encontrarla tumbada en el suelo, panza arriba y ronroneando, y en su barriga pude apreciar como se habían formados unos surcos en el pelo como si alguien la estuviera acariciando. En ese momento, tan sólo estábamos ella y yo,  así que decidí alejarme un poco y mirar la situación desde otro prisma, y en ese momento pude percibir que había un ser brillante al lado de Freya haciéndole carantoñas.  Fue una experiencia magnífica.

Otra de las cosas que me han servido de evidencia `para entender que los gatos pueden acceder a muchos niveles frecuenciales, es el radar que tienen para percibir fantasmas, desencarnados, y entidades. Puesto que yo también puedo verlos, es curioso cómo cualquiera de mis compañeros gatos es capaz de avisarme antes de que se acerque a mí o a la vivienda cualquier entidad que disturbe o cree malas energías. Ellos se me acercan y a su manera, con su lenguaje corporal me hacen saber que estoy en peligro (energéticamente hablando) y además de advertirme se quedan a mi lado hasta que todo haya pasado, ayudándome. También debo añadir que si se trata de algún tipo de entidad muy poderosa, de la 4ª o la 5ª densidad prefieren irse.

Otro radar natural que tienen incorporado los gatos les ayuda a localizar fuertes corrientes energéticas,  geopatías o corrientes de agua subterráneas. Y curiosamente, a los humanos estas corrientes (sobre todo las subterráneas) nos afectan muy negativamente incluso a nivel de salud, simplemente porque son corrientes de una magnitud energética considerable, poderosas y nuestro sistema energético no está preparado para asumirlas durante un largo plazo de tiempo. Por suerte o por desgracia, actualmente vivo en una casa que es una mina de líneas energéticas y me doy cuenta que a mis compis gatunos les encanta posarse encima de estas líneas y echarse sus largas siestas, tienen un sistema energético increíble,   muy bien estructurado y que se sintoniza a la perfección con los biorritmos del planeta. Muchas veces me pregunto que, ¿de dónde provienen los gatos realmente? ¿Desde dónde ha viajado su conciencia para imbuirse en un cuerpo supuestamente menos evolucionado que el nuestro, pero capaz de soportar energías muy potentes, incluso la radiación?

Hace tiempo leí un artículo en la biblioteca virtual Pleyades, que no he podido volver a encontrar, donde explicaban las diferentes razas felinas mencionando su origen en las constelaciones de Sirio y Lyra, e incluso habían dibujos de cómo percibiríamos a estos seres elevados a nivel físico en sus diferentes niveles de evolución.Al igual que la mayoría de almas que compartimos el planeta Tierra no somos nativas de aquí, también sucede con la raza de los gatos.

Observar a los felinos, analizar sus movimientos, y contemplar su día a día revela un comportamiento con mucho conocimiento de la parte energética que tienen a parte de su cuerpo físico. Ellos también poseen un sistema de chakras y campos aúricos como los humanos, que les permite percibir la parte más sutil de su entorno a parte de la agudeza que poseen para desenvolverse en lo terrenal.

Quien tenga la suerte de convivir con un gato, tiene un gran maestro espiritual a su lado.

3 asus.jpgMist blanco, Chamán negro, Uki atigrado e Irene.

selene

Publicado en Sin categoría