¿Qué significa “enfermedad” desde el punto de vista energético? (parte I)

La palabra enfermedad proviene de latín infirmitas que significa literalmente “falto de firmeza”, la firmeza es la cualidad de lo que es estable, desde el punto de vista energético contraemos enfermedades por falta de estabilidad o firmeza en la mente y las emociones.

La enfermedad se puede definir como la aceptación (consciente o inconsciente) en nuestro Ser de un conflicto interno, acompañado de un pensamiento y una emoción negativos que están en concordancia y que generarán un impacto en nuestro cuerpo físico a modo de aviso, que nos anuncia que algo no va bien en nuestro interior. La enfermedad es un mecanismo de alerta de nuestro Ser, pues nos informa a través de nuestro cuerpo físico de que algo no está equilibrado en nosotros y nos da la oportunidad de poder transformarlo. Pero por otro lado, si hacemos caso omiso a este manifiesto de nuestro Ser, podemos llegar a sufrir daños severos en nuestro cuerpo físico, incluso irreversibles.

Conocemos varios tipos de enfermedades que afectan al cuerpo de manera grave, como por ejemplo un cáncer o la fibromialgia.  Este tipo de patologías generalmente se incuban en nuestra mente y emociones de 5 a 10 años  antes de poder ver sus efectos en el cuerpo físico. Una vez ha transcurrido este tiempo, si no hemos sido capaces de percibir o comprender el conflicto o la lucha interna que existe en nosotros, automáticamente se produce una reacción a nivel físico, ya que habremos dado paso a esa energía conflictiva para que traspase a todos nuestros cuerpos, finalmente manifestándose en algún órgano, tejido o cualquier parte del cuerpo. A partir de ahí empezaremos a sentir el registro del dolor, la preocupación e incluso la privación de libertad según el tipo de enfermedad que se esté dando en la persona.

Las enfermedades más llevaderas como el resfriado o la gastroenteritis, nos comunican que estamos viviendo un conflicto presente que nos preocupa y nos hace vibrar con pensamientos y emociones negativos.

Nuestro cuerpo físico se ocupa de manifestar un conflicto interno (pensamiento-emoción) con la intención de hacernos conocedores de que existe un desequilibrio en nuestra mente y nuestras emociones, que no estamos asumiendo y transformando, y el cuerpo se encarga de avisarnos y de hacérnoslo sentir a través de contraer una enfermedad. El dolor físico o los síntomas en general, son una alarma que se activa en el cuerpo cuando nuestra mente y nuestras emociones están en desequilibrio.   Si todos tuviéramos una conexión limpia con nuestro interior y la capacidad de gestionar nuestras emociones y pensamientos desde la serenidad no sufriríamos enfermedades.

corazon-y-mente

¿Cómo funciona exactamente el mecanismo de las enfermedades?

Es pura ley de la atracción, y resumiendo el funcionamiento de esta ley, somos imanes energéticos que estamos emitiendo constantemente ciertas frecuencias creadas por nuestra mente y nuestras emociones, que harán que atraigamos a nuestro plano más terrenal, a nuestra vida, situaciones positivas o negativas. Aplicado al tema de las enfermedades os pondré un ejemplo para que lo entendáis perfectamente, imaginaros que un buen día a una persona la despiden de su trabajo que es su medio de vida, automáticamente esta persona va a tener pensamientos con la energía del miedo dado que este trabajo siempre ha sido su medio de vida y piensa que, ¿qué va hacer ahora?, se marcha a su casa y comienza a sentir una presión como una bola en la estómago, literalmente el estómago le arde, fijaros aquí lo que su cuerpo físico está manifestando es “no soy capaz de digerir mi despido”, y como esta persona se cree en su mente y en sus emociones literalmente incapaz de digerir su despido su estómago le “ayuda” generando jugos gástricos ácidos para ayudarle a “digerir” esta situación.

Evidentemente no es nada positivo ni agradable sufrir dolor de estómago, pero extrañamente nos debemos sentir agradecidos por ese advertimiento de esa parte tan importante que compone nuestro Ser que es el cuerpo humano. Ahora bien, si pensamos en cuál sería la solución para que la persona a la que han despedido, estaríamos hablando de calma y serenidad mental-emocional, aceptación de la situación, comprender que se cierra un ciclo para que otro se inicie. Si la persona practica estos pensamientos y sentimientos, el resultado será una emisión hacia afuera de frecuencias energéticas positivas que atraerán una realidad positiva, como podría ser una nueva y jugosa oferta de trabajo, nuevas oportunidades,  o el descanso que hacía tiempo que necesitaba antes de empezar algo nuevo. Si dejamos que cualquier emoción negativa nos domine, la estamos invitando a que se instale en nuestra mente en forma de pensamiento, en nuestro corazón en forma de sentimiento y en nuestro cuerpo físico en forma de sufrimiento.

Primero nace el bloqueo energético, luego la enfermedad en el cuerpo

¿Qué es un bloqueo energético?

Es una condensación de información negativa que queda registrada en nuestra mente, emociones o en alguno de nuestros cuerpos sutiles, producida por vivencias que experimentamos como dañinas o traumáticas y que dejan una huella en nosotros.

La tendencia del ser humano es llevar esa sensación negativa hacia lo más adentro posible, esconderlo en nuestra memoria, enterrarlo en nuestras emociones para poder continuar nuestro día a día libres de sufrimiento. A veces es tanto el instinto de protección y supervivencia emocional que llegamos incluso a olvidar y desterrar a un lugar muy profundo, el recuerdo de la situación negativa.

Pero nuestro ser es muy sabio, y nos permite omitir la situación hasta cierto punto, digamos que nos proporciona tiempo para que aprendamos a solucionar los conflictos por nosotros mismos, utilizando nuestro ingenio, nuestro poder de auto-sanación, o depende del caso, la solicitud de ayuda externa. Si no actuamos, llega un momento que la situación se vuelve insostenible para nuestro ser, cuando el bloqueo energético ha abarcado por completo nuestra mente y nuestras emociones se extiende hacia nuestro cuerpo físico convirtiéndose en lo que conocemos como enfermedad.

Los bloqueos energéticos no resueltos, a nivel físico se asientan en nuestros órganos y en los alrededores absorbiendo su energía y debilitándolos. Se forman grupos de células con la información del bloqueo, que van ganando fuerza y tamaño llegando a alterar nuestro ADN, pudiéndose generar, tumores, quistes, o cualquier otro resultado o enfermedad que conozcamos.

¿Todo el mundo contrae las enfermedades con el mismo proceso?

Si, pero hay diferencias en cuanto a la manera de experimentarlo.

Cuanto más sensible, perceptiva y evolucionada sea la persona, psicosomatizará el conflicto mucho más rápido que cualquier otra persona que se mueva en energías más terrenales y que fomente vagamente su propia conciencia. A veces nos resulta difícil reconocer nuestro propio estado y tendemos a buscar los motivos de nuestros conflictos en los demás.

Si buscamos información sobre la clasificación de las enfermedades, nos encontramos con que la medicina tradicional (científica) las divide según la manera en la que se contrae la enfermedad, según los síntomas, duración, forma de distribución, etc. Pero, como hemos comentado antes, somos nosotros mismos quienes le abrimos la puerta a la enfermedad según nuestro estado mental-emocional.

Teniendo en cuenta que también existen enfermedades que no tienen su origen en nuestro cuerpo físico, sino que nos atacan desde fuera como podrían ser las clasificadas como víricas o bacterianas,  se nos presenta la siguiente cuestión: ¿El estado mente-emoción de la persona también influye en la contracción de enfermedades tipo víricas o bacterianas?

La respuesta es sí. Nuestro cuerpo físico es una máquina preparada para funcionar de manera perfecta en todo momento, libre de síntomas, el cuerpo no aceptará la entrada de ninguna enfermedad a no ser que detecte que hay alguna parte mental o emocional que no esté equilibrada. Por lo tanto, contraeremos una enfermedad vírica o bacteriana cuando nuestra vibración energética se exprese a la misma escala que la enfermedad, que es exactamente la misma explicación que utilizamos para las enfermedades que se generan dentro de nuestro cuerpo. Y esta información la podemos validar recordando aquellas situaciones en que un grupo de personas en un mismo lugar se enferman, pero algunas personas de ese grupo siguen estando sanas, o cuando surge un accidente en un avión, o barco, y la mayoría de personas mueren menos 1 o dos. Todo en esta vida es vibración, creamos hilos con nuestra vibración que se conectan a otros de igual vibración, pero por muchos hilos que hayan vibrando a nuestro alrededor a un frecuencia en concreto, si nosotros no vibramos a esa frecuencia nada nos podrá afectar. Parece un juego, pero así es, nuestro cuerpo físico pone en manifiesto el estado de nuestro interior, pero el interior siempre es el que manda, el cuerpo tan solo es una pantalla que lo refleja.

selene

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.