La explicación metafísica de “la curva de la felicidad”

En terapia observo como las mujeres se expresan libremente, comparten su dolor y su sufrimiento, mientras que a los hombres parece hay que “darles el permiso” para que se puedan expresar emocionalmente. Tiene lógica, en el inconsciente colectivo (esa masa crítica de pensamientos y creencias que todos los seres humanos compartimos) el hombre tiene muy marcado el no expresar desde el corazón pues denota debilidad, obviamente esto es totalmente erróneo pues las emociones no entienden de sexo, la tristeza, la rabia o el miedo nos afectan de la misma manera tanto a los hombres como a las mujeres. Si que es cierto que hay diferencia en la manera en la que gestionamos las emociones, pero nos afectan a los dos sexos, eso está claro. No por ser mujeres sentimos menos tristeza, o no por ser hombres sienten menos miedo. Los hombres están bombardeados de falsa información que proviene del inconsciente colectivo, herencias genéticas y actitudes asumidas o inculcadas a través de la familia que los hace alejarse de sus emociones, de la ternura, la sensibilidad, la delicadeza, la suavidad…

Los hombres han enseñado a los hombres a esconder lo que sienten, a sufrir sin expresar, para ofrecer una imagen dura, protectora, invicta, que les impide expresar lo que sienten, porque necesitan en alguna parte de su Ser ser fieles a lo que han aprendido y les han enseñado, pese a que prefieran ser de otra manera, más volátiles y ligeros, más libres emocionalmente hablando. Los hombres tienen miedo a abrazarse entre ellos, a besarse en la  mejilla, a tener contacto físico desde el amor incondicional, pero realmente lo desean, desean liberarse de límites y encasillamientos y ser Uno con el Todo, hombres y mujeres, en igualdad, en todos los sentidos. Las mujeres (inconscientemente) también alimentamos ese papel de “hombre fuerte de las cavernas”, primitivo y poco sensible, porque también recibimos un constante bombardeo del inconsciente colectivo que nos define como el sexo débil, e inmediatamente sentimos que debemos ser protegidas por el hombre, y así vamos retroalimentando nuestros odiosos papeles sociales de “mujer frágil” que necesita ser protegida y “hombre fuerte” que nunca puede mostrar sus emociones, porque si no, ¿Qué haría la mujer? ¿Quién la protegería?. ¿Suena absurdo, verdad? Pues lamentablemente es una realidad que aún vivimos hoy en día, y esa realidad merma la autoestima de las mujeres y aleja a los hombres de su corazón libre. Y ahí es donde entra la famosa llamada “curva de la felicidad”, que de feliz no tiene nada, todo lo contrario. Considero que hay dos fases muy importantes en la vida del hombre, en las que esa curva empieza a crecer, os explico:

barriguita

Primera fase: Los planes de boda

En la primera fase, el casamiento, los hombres suelen sentir resistencia por el mensaje que han recibido de niños por parte de la familia y la sociedad, que más o menos el mensaje dice así: al crecer deberás buscar pareja, mantener una relación sólida y al tiempo casarte, para luego tener hijos. Mensaje que resulta muy agotador cuando lo recibes de niño o adolescente, ya que en el período en el que integras (o te integran) esta información tú como niño-adolescente tan sólo quieres diversión y libertad, ninguna responsabilidad.  Así que, cuando llega tu momento como hombre adulto de buscar pareja y casarte, resurgen a la superficie todas las emociones con las que anclaste la información de niño respecto al matrimonio. Tu corazón y tu mente recuerdan que el matrimonio oprime, y puede que incluso tengas algún recuerdo familiar limitante sobre tener pareja y casarte. De hecho existen muchos refranes negativos al respecto (dirigidos hacia los hombres) que aún se siguen citando, como por ejemplo: “te casarás y te amansarás”, “el que se casa por todo pasa”, “casamiento y mortaja del cielo bajan”. Todo este tipo de mensajes confinados en los refranes o en las frases hechas también existen en el inconsciente colectivo, y no cesan de resonar en nuestras mentes desde el momento en el que nacemos, y estos mensajes nos hacen crear ciertas creencias limitantes y patrones de comportamiento automáticos respecto a diferentes temas, que nos obligan sin darnos cuenta a actuar dirigidos por esta información, separados de lo que realmente queremos hacer y sentir.

Y con todo este amasijo de recuerdos, falsa información proyectada en el inconsciente colectivo, y lo que el hombre de niño haya vivido en su familia respecto al matrimonio, se crea esa resistencia y conflicto interno cuando aparece en la pareja la idea de casamiento. Existen muchos mitos de que la mujer cambia al hombre cuando se casa, este dicho viene a referirse a que “cuando te cases dejarás de ser tú mismo”, no suena nada alentador, y ahí es cuando la curva de la “infelicidad” empieza a crecer. El motivo es la sensación de la pérdida de poder, la pérdida de quienes somos, de nuestra personalidad y nuestro espacio. Nuestro plexo solar o 3er chakra, está situado en la zona del abdomen, justo cuatro dedos por encima del ombligo, y es ahí donde reside nuestro poder personal, es el chakra que nos ayuda a desarrollar nuestra autoestima y nuestra personalidad. En el momento en el que el hombre percibe que su personalidad puede ser deformada a causa del matrimonio, o siente que va a tener que abandonar a sus viejas amistades para establecerse como pareja, la curva empieza a crecer, y a crecer, como método de protección, el hombre no quiere que su poder sea derrochado ni su personalidad mancillada, así que, como escudo, su vientre se va hinchando cada vez más, y esto no tiene nada que ver con que la mujer lo haya cebado a comer, como se suele decir. Tiene que ver con sus emociones, con el no saber digerir la situación que él cree que le sobreviene. Y con toda esa densidad, con la barriga hinchada, de alguna manera cree que protege su autoestima, su manera de hacer, su poder personal.

Segunda fase: Los hijos

Hay muchos hombres que en la primera fase no tienen el síntoma de la curva de la “felicidad”, pero en la segunda fase la cosa se complica más, emocionalmente hablando. En esta fase los hombres se encuentran con dos tareas auto-asignadas o inculcadas que sienten que deben cumplir. La primera de ellas es una mayor responsabilidad. Una esposa e hijos implican mayor trabajo, a veces horas extras, generar más recursos y esto se traduce en más obligaciones que disminuyen el tiempo personal, los placeres y hobbies.

Y la segunda tarea a cumplir es la de conectar y profundizar en sus emociones más sensibles, conectarse con la ternura, la sensibilidad y la delicadeza para poder participar en la crianza del bebé. Y muchas veces el hombre en ese momento entra en conflicto con sus emociones, se siente estresado pensando en si será capaz de mantener abundantemente  a su mujer y a su hijo no nato, se siente agobiado porque sabe que va a tener que sacar de las profundidades de sus emociones toda la delicadeza y la ternura que oculta para poder ofrecérsela a su hijo. Y sus emociones se remueven (muchas veces de manera inconsciente), sentimientos de miedo a no saber expresar amor a su hijo, a no sentir lo suficiente o a no ser buen padre, y todo ello va tomando espacio en su cuerpo, el no saber cómo digerir la situación que todavía no ha ocurrido, el no saber cómo se va a relacionar con su hijo, todo ello ocupa más y más espacio energético en su barriga, hasta que, si lo siente con suficientemente fuerza esta energía se cristaliza y empieza a ocupar espacio físico literalmente, y la curva empieza a crecer cada vez más, y el hombre va enterrando cada vez más hacia dentro sus emociones… La llamada curva de la felicidad es un cúmulo de emociones no expresadas. Si esas emociones se liberan, la barriga desaparece. Pero si no se liberan, esa barriga va creciendo o se endurece.

Si el aprendizaje emocional no sucede con los hijos, será con los nietos

Si el hombre no es capaz de profundizar en sus emociones más sutiles a través de la experiencia de tener un hijo, vuelve a tener una segunda oportunidad con sus nietos. Y de hecho, son muchos los hijos que dicen que no reconocen a sus padres en la relación abuelo-nieto por ser mucho más cercana que la de padre-hijo, y es porque el hombre ya ha andado un largo camino de tempestades emocionales, pruebas y aprendizajes, y a esas alturas sus emociones (o parte de ellas) ya se han liberado. A muchos hombres que ejercen de padres les cuesta tener una relación estrecha con sus hijos, pero una vez que sus hijos tienen hijos, con los nietos todo es diferente, hay muchas más atenciones, libertad de expresión y suavidad. Porque caminan seguros, ya han vivido la experiencia con sus hijos y han podido aprender y calibrar sus emociones, con los nietos todo es más fácil, es repetir la misma lección otra vez pero ahora caminando sobre seguro, teniendo el beneficio de la experiencia que da libertad para profundizar más y atrevernos a nuevas cosas.

abuelo

Sensibilidad encerrada

Otro periodo en el que el hombre se ve afectado por la negación de su parte más sensible y emocional, en la pre-adolescencia o incluso la adolescencia, un gran número de hombres ganan peso a esa edad, y se trata de lo mismo, emociones escondidas y sensibilidad encerrada.

Claro que puede haber otros factores más concretos para una gordura o exceso de barriga sea a la edad que sea, pero es que los hombres ya llevan esta limitación de base, limitación emocional impuesta como hemos dicho antes, por el marco social, la familia y en general la educación. Todavía hay hombres que no se permiten llorar, aunque les suponga una necesidad, como a cualquier persona.

selene

Publicado en Sin categoría

El lenguaje energético: ¿Cómo nos comunicamos entre hombres y mujeres?

Existe una gran diferencia en cuanto a cómo nos relacionamos energéticamente los hombres y las mujeres. Al igual que ciertas capacidades son más notorias en un sexo que en otro, la manera en la que nos comunicamos a través de nuestros chakras también varía. Hoy conoceremos más profundamente el comportamiento de nuestro sistema energético a la hora de relacionarnos.

Ya hemos comentado en artículos anteriores, que somos mucho más que un cuerpo físico pues también tenemos un sistema energético complejo, que está vivo, y que constantemente está recibiendo, enviando y transformando información. Por lo tanto tenemos otra vía de comunicación, a parte de la lingüística, tenemos la visual, la gestual pero también la energética. Y en la comunicación energética es donde encontramos la diferencia entre hombres y mujeres, digamos que nos manejamos con diferentes centros energéticos a la hora de interactuar entre nosotros con el lenguaje de la energía, os lo explico al detalle:

  • Las mujeres cuando nos disponemos a tener contacto energético con una persona que no conocemos preparamos nuestro chakra corazón (que se encarga principalmente de gestionar nuestras emociones entre otros), lo abrimos hacia la otra persona porque la queremos sentir desde el corazón, nos queremos conectar emocionalmente a ella para conocerla. En realidad, tanto hombres como mujeres hacemos uso de nuestro sistema íntegro de chakras en todo momento, pero cuando se trata de presentarnos o conocer a alguien las mujeres centramos toda nuestra energía en nuestro cuarto chakra. De ahí nuestra imagen de ser más sensibles, tener mayor comprensión de lo que nos transmite la persona a través del lenguaje energético, y todo ello nos sale de manera natural por la conexión que creamos de chakra corazón a chakra corazón.

 

chakras corre

Esta imagen muestra claramente el circuito energético que se crea entre hombres y mujeres. Mientras que el hombre actúa desde un chakra inferior para captar la atención energética de la mujer, ella estimula su chakra corazón para provocar energía resonante en ese plano.
  • Los hombres utilizan principalmente el 2º chakra para comunicarse energéticamente con alguien que aún no conocen. Y aquí es donde está el kit de la cuestión, la diferencia. El segundo chakra trabaja con la energía de las sensaciones, el placer, la sexualidad y también nos ayuda a relacionarnos con los demás pero desde una manera muy distinta al chakra corazón. En el caso de los hombres todas las nuevas relaciones se filtran por el 2º chakra, y cuando se crea el vínculo de amor del tipo que sea, la conexión se eleva hasta el chakra corazón.

Y esta diferencia a la hora de gestionar la energía, para las mujeres que somos sensibles energéticamente hablando, puede causar conflictos. Es algo que a mí, personalmente me costó años entender, hasta que un día me dio por visualizar la energía entre personas que no se conocían, y analizar qué centros energéticos se activaban en cada sexo, y gracias a ello pude ver que estaba muy equivocada respecto a la intenciones de los hombres hacia las mujeres.  Digamos que antes de tomarme el tiempo para analizar esto, hace años cuando un hombre se me acercaba (con o sin ninguna intención sexual) yo me ponía totalmente a la defensiva y tenía pensamientos casi de sentirme acosada, era muy desagradable sentir eso, y después de sentirlo encima me sentía culpable porque había algo que no me cuadraba en mi actitud respecto a los hombres. Y el motivo es que recibía la entrada de energía desde su segundo chakra a mi segundo chakra, y esto me hacía confundirme, me hacía sentir que el hombre tenía intenciones hacia a mí que no eran reales. Imaginaros, un hombre adolescente, con todo su hervidero sexual y descubriendo su sexualidad en ese periodo de edad, emite grandes cantidades de energía a través de 2º chakra y esto fue lo que me hizo confundirme durante toda mi adolescencia. Me pongo como ejemplo por si sirve de ayuda para alguna mujer que se sienta identificada con ello.

Y si profundizamos más en el tema, nos encontramos con otro conflicto que nos afecta a la mayoría de mujeres en menor o mayor medida, que es el recuerdo del abuso, el sometimiento, y la dominación del hombre que hemos sufrido en vidas pasadas, en otras épocas en las que el sistema de control dejaba muy poco espacio a las mujeres y hacía que los hombres se tuvieran que posicionar por encima de ellas, aún sin estar de acuerdo. O el recuerdo de ver a nuestra abuela sometida a su matrimonio, harta de limpiar, cocina y tener hijos. Todo ello crea una adversidad invisible de las mujeres hacia los hombres, que se incrementa cuando las mujeres sienten que los hombres se intentan comunicar con ellas energéticamente a través de su chakra sexual. Pues bien, mujeres, la lucha no es contra el hombre, es contra lo arcaico, contra el inconsciente colectivo aún cebado de desigualdad.

Una vez  se ha establecido la conexión energética entre el hombre y la mujer, cuando creamos el vínculo con la persona en cuestión, de amor, amistad o compañerismo, pasamos a funcionar de la misma manera tanto mujeres como hombres a través de la energía de nuestro corazón.

selene

Publicado en Sin categoría

¿Qué son los lazos emocionales y cómo nos afectan?

Cuando nos unimos emocionalmente a alguien se crean unos lazos etéricos que nos unirán para siempre energética y emocionalmente con esa persona. Podemos imaginárnoslo como unas cuerdas o cadenas invisibles:

descarga

Estos lazos nos procuran estar conectados al 100% con la otra persona y, dependiendo de la sensibilidad de cada uno, podemos sentir las emociones de la otra parte e incluso el dolor físico, son esas relaciones tan estrechas que te permiten averiguar el estado de la otra persona tan sólo pensando y conectándote con ella.

Para comprenderlo mejor podríamos compararlo con otro tipo de conexión muy potente, que sería el cordón umbilical que une una madre a su hijo, el hijo no nato mediante este cordón pueden sentir en todo momento las emociones de la madre e incluso absorber esa información y tomarla como referencia para cuando nazca.

Tenemos que tener muy presente que somos Seres Individuales que formamos parte del Todo, es importante cortar viejos vínculos que se han anclado en nosotros por experiencias negativas y que nos generan emociones dañinas.

¿Con quién generamos estos lazos emocionales?

Con todas las personas a las que amamos, ya sean nuestros padres, hermanos, pareja, hijos, amigos… Incluso cuando el cuerpo físico fallece y el alma transciende, si el vínculo es muy fuerte sigue perdurando.

Cuando abrimos nuestro corazón a alguien creamos esos lazos para hacer más estrecha la relación, los lazos emocionales no son negativos siempre y cuando nos sean dañinos o destructivos. A veces nos vinculamos a una persona fuertemente y llega un momento que el aprendizaje con ese Ser ha terminado, y se aleja o sale de nuestra vida, es importante en ese instante romper ese lazo energético que nos une para liberarnos del apego, comprendiendo que es lo mejor para el Bien Mayor de las dos personas, así evitaremos sentimientos de: rabia, rencor, culpa, odio, etc.

En el momento que rompemos el vínculo estamos haciendo un trabajo de perdón, de alma a alma, para perdonar a la otra persona y perdonarnos a nosotros mismos, y de esa manera liberarnos nosotros y la otra parte también.

Cuando hacemos el trabajo de cortar los lazos emocionales, no significa se vaya a cortar la relación radicalmente con la otra persona, ni que la vayamos a dejar de ver, sino que lo que hacemos es romper los lazos emocionales para que se vuelvan a crear en positivo, lejos de emociones y recuerdos negativos. A partir de ahí comenzará una nueva relación basada únicamente en la emoción del Amor Incondicional, es tarea de las dos personas mantener esa energía puesta en el nuevo vínculo sano.

¿Cómo nos afectan estos lazos?

Estos viejos apegos son cadenas que nos impiden realizar nuestra propia y verdadera personalidad.

Sobre todo a nivel de pareja cuando hay una ruptura o fallece uno de los cónyuges, estos lazos nos impiden volver a abrirnos a otras personas, generando pensamientos de comparaciones y sensación de “que no vas a encontrar a otra persona que te haga igual de feliz”, o incluso aversión hacia el amor de pareja porque hemos sufrido mucho en la relación, y el lazo emocional sigue presente aunque la relación haya terminado.

Cuando el lazo emocional que tenemos con la otra persona es dañino puede influir en nuestra personalidad fomentando las emociones negativas y alejándote de tu bienestar, el motivo es porque interiormente estamos en conflicto, mentalmente entendemos que la relación ha terminado porque lo hemos experimentado físicamente, pero a veces el corazón no está de acuerdo, porque aunque hayamos comprendido que el ciclo de aprendizaje con esa persona ha finalizado, emocionalmente y energéticamente se convierte en una tarea mucho más dificultosa el hecho de aceptarlo, debemos liberarnos de manera consciente para así abrir las puertas a nuevas experiencias con otras almas.

Muchas veces sucede que tras la muerte de un ser querido no somos capaces de superar el dolor por la pérdida, el lazo emocional sigue activo, hay que liberarlo para que ambas partes estén en paz.

En el ámbito familiar es muy importante que los lazos que nos unan sean sanos y basados en el amor y la compresión mutua, a veces sentimos que tenemos que complacer a nuestros padres o hacerles sentir bien, pasa también con los hermanos, esto genera emociones de autocrítica y exigencia que pueden afectarnos negativamente. Los lazos de este tipo se suele crear en nuestra infancia y/o adolescencia y llevan la carga energética de ese momento, y del nivel de evolución en el que nos encontrábamos en el momento de crear el lazo, cuando crecemos este lazo nos aprieta, nos corta las alas, quizás aún seguimos sintiendo que tenemos que demostrar a nuestros padres “lo buenos que somos”, que complacerlos o que necesitamos su aceptación cuando queramos emprender un cambio en nuestra vida, en ese momento nos encontramos en un bucle ya que seguimos emitiendo energéticamente la misma información que cuando teníamos la edad en la que se formó ese lazo y nuestros padres o hermanos automáticamente nos siguen tratando de la misma manera que cuando éramos niños o adolescentes, hay que cortar esos lazos para renovarlos y que todas las conexiones familiares sean sanas y sintonizadas con el Bien Común de cada uno.

imagen rotura lazos

selene

Publicado en Sin categoría

Cómo hacer una limpieza energética en tu hogar

Cuando llegamos a casa nos gusta relajarnos, desconectar del ajetreo del día y ponernos cómodos. Me gustaría compartir con vosotros varios métodos de limpieza de las energías de casa para convertir vuestro hogar en una zona confortable, tranquila y agradable.

Preparación:

Antes de empezar debemos prepararnos nosotros. Tomar conciencia del acto de limpieza energética que vamos a realizar y hacer una pequeña puesta a punto a nuestras energías. Aquí tenéis unos pasos sencillos:

Nos sentaremos en un lugar cómodo, y realizaremos 3 respiraciones bien profundas, y sentiremos que nuestro cuerpo se relaja y afloja.

Calmaremos nuestra mente de pensamientos mundanos, proyectando la imagen en nuestra mente de un cielo azul lleno de nubes blancas. Cada nube simbolizará un pensamiento, y sentiremos como poco a poco el viento va a ir disipando esas nubes, hasta que nos encontraremos contemplando un cielo limpio, sin nubes y azul, una mente libre de pensamientos.

Y ahora que estamos relajados, pondremos nuestra mano en el corazón, y sentiremos como se calman las emociones, escucharemos su latido libre y relajado.

Muy bien, ahora ya estamos en sintonía con el rito de limpieza. Sólo queda elevar al máximo la vibración nuestra y del lugar para evitar que se nos enganchen energías nocivas. Para ello pondremos una música alegre y que nos guste, esa música que cuando suena no puedes evitar mover los pies.

Nunca está de más encender una velita blanca para invocar a la Luz, la energía pura, invitarla a nuestro hogar. No es necesario hacer ni decir nada, simplemente enciéndela en el lugar donde tú te sientas más cómodo/a.

 ¡Listo! Vamos a ver los diferentes métodos de limpieza:

Con incienso:

 No hay nada como el incienso de ruda para arrancar las energías negativas de cualquier lugar. Se prende el incienso con una cerilla y ahumaremos toda la casa, paseando por cada habitáculo. Empezaremos desde el lugar que quede más alejado de la puerta de entrada a la vivienda, e iremos limpiando con el incienso haciendo hincapié en las esquinas del techo y el suelo, ya que es el lugar favorito de alojamiento para las entidades, y también donde reposan los cúmulos de energías negativas. También podemos utilizar la combinación de incienso de romero y canela, y prenderlos juntos.

burn-1119244_1920

Barrer y fregar:

Podemos aprovechar el acto de limpiar físicamente para purificar las energías.

Barriendo: Primero esparciremos sal seca por cada una de las esquinas de la vivienda y también dibujaremos una línea de sal en cada puerta, en el suelo. Una vez tengamos la sal esparcida, nos dirigiremos de nuevo al punto más alejado de la puerta de entrada de la vivienda, y empezaremos a barrer, siempre en dirección hacia la puerta de salida, barreremos la sal de las esquinas y toda la zona, incluida la barrera de sal de la puerta. Importante no recoger la suciedad en cada habitación, se tiene que ir arrastrando el montón hacia la puerta de entrada de la vivienda. Una vez hayamos terminado de barrer toda la casa  y nos encontremos en la puerta de entrada principal, recogeremos la suciedad y la sal con un recogedor y lo echaremos en una bolsa. Bajo ningún concepto tiraremos esa bolsa dentro de casa, sería como invitar de nuevo a la energía negativa a instalarse en casa, así que cogeremos la bolsa y la tiraremos en el contenedor más cercano y así nos desharemos por completo de esas energías que la sal habrá absorbido.

Fregando: Recomiendo primero barrer con sal y después fregar, aunque si no disponemos del tiempo suficiente siempre podemos barrer de manera normal y fregar como os explico a continuación. Llenaremos el cubo de agua y añadiremos medio vaso de vinagre (de vino blanco), un pizquita de sal (si tienes parquet no añadas la sal), y una pizquita de canela. Fregaremos con esta agua toda la casa, si se necesita cambiar el agua del cubo volveremos a añadirlo todo de nuevo. Y también comenzaremos a fregar desde el punto más alejado de la vivienda en dirección a la puerta de entrada principal. Una vez hayamos acabado, por favor, no tiréis el agua por el retrete, salid a la calle y tirad el agua contaminada de energías a la alcantarilla. Si en el momento no podéis, guardar el agua en algún recipiente y ponerla en la terraza o balcón hasta que podáis tirarla en la alcantarilla. Si disponéis de terreno podéis echar el agua en alguna zona libre de plantas, y la tierra se encargará de reciclar las energías.

Con vibración:

La vibración de instrumentos sagrados es capaz de disipar la energía negativa, si llenamos con energías de alta vibración nuestro hogar no habrá cabida para las energías más densas. Os listo mis 3 instrumentos favoritos para realizar limpiezas:

Cuenco tibetano o cuenco de cuarzo: Haremos sonar el cuenco en cada estancia, insistiendo en las esquinas donde golpearemos el cuenco en el palo haciendo que salten las energías densas.

tibetan-668172_1920

Tambor chamánico: Tocaremos el tambor en cada estancia, elevando la vibración del lugar y desprendiendo las energías negativas.

tribal-1215112_1920

Campanas: Es un potente instrumento limpiador tanto para personas como lugares. Agitaremos la campana (o campanas) en cada estancia, sobre todo en las esquinas. Nos dejaremos llevar por la intuición y haremos sonar la campana en el lugar que sintamos que se necesita.

Existen muchos métodos más para limpiar energéticamente un espacio, pero estos son los que utilizo hace años y he podido comprobar, a mi parecer, que son los más fáciles y eficaces. Os animo a que antes de hacer la limpieza, paseéis por cada estancia y anotéis en un papel si os sentís incómodos o a disgusto y las zonas concretas. Una vez hayáis aplicado la limpieza volver a repetir este paso y de esa manera podremos ver el resultado de nuestra limpieza. También estad atentos a los comentarios de las personas que os visiten, normalmente después de una limpieza en el lugar se respira paz y armonía.

¿Cada cuánto tiempo tengo que hacer la limpieza?

Como habéis visto hacer la limpieza no nos lleva mucho tiempo, así que una vez a la semana estaría muy bien. Si no os lo podéis permitir porque vais muy justos de tiempo, mínimo aconsejo que una vez al mes se limpie el hogar energéticamente.

Si aun realizando limpiezas periódicamente en vuestro hogar no os acabáis de sentir bien, quizás es que el terreno donde se encuentra construida la vivienda tiene una carga energética negativa, imaginaros que el terreno del edificio donde vivís haya sido antiguamente una iglesia, un cementerio o un campo de batalla. O quizás hayan entidades negativas ancladas a la vivienda difíciles de desterrar. En ese caso, os aconsejo una limpieza a través de los registros Akáshicos, donde accederemos al registro energético de la vivienda, eliminando cualquier, bloqueo,  energía discordante o molesta. Para más información sobre este tipo de limpieza más profunda puedes visitar este link: http://www.rakkaus.es/terapias/registros-akashicos

selene

Publicado en Sin categoría

La historia de una hada

Las hadas, elementales de la naturaleza, guardianas de los ríos, los bosques y la alegría. Ellas también aprenden, crecen y evolucionan como nosotros, aunque sea en un plano distinto a nuestra realidad. Aquí os dejo la historia que una vez una hada me explicó, llena de enseñanzas, sensibilidad y moraleja.

fairy

Puedes descargarte aquí el archivo:

Fhrannys la Cantora de Almas

 

selene

 

Publicado en Sin categoría

Toma conciencia de la carne que comes

No os voy a hablar sobre si comer carne es bueno para nuestro organismo. He leído desde que, si no comes carne se genera una carencia de vitaminas y proteínas difícil de suplir con otros alimentos, hasta que nuestro estómago ya no está preparado para digerir la carne a causa de nuestra vida sedentaria. Me gustaría que reflexionáramos sobre la moral que conlleva el acto de consumir carne.

Alguna vez, ¿os habéis parado a analizar todo el proceso vivido por el animal desde que nace, hasta que llega en bandeja a nuestro supermercado? Bien, vamos a empatizar, a intentar hacer todo el recorrido de su vida poniéndonos en la piel del animal. Utilizaremos a la vaca como ejemplo.

Imaginemos que somos una vaca adulta a la que están explotando para extraer leche y consumir su carne. Vamos a intentar comprender qué tipo de vida llevan:

” Vivimos en un espacio reducido que no nos permite ni siquiera girarnos, sólo nos permite una posición, y es la de estar de pie sobre nuestras cuatro patas. Y así pasan nuestros días, sin haberlo elegido. Encerradas en una jaula pequeñísima acompañada de cientos de hermanas vacas que sufren la misma suerte que yo. Nunca apagan la luz en el lugar donde vivimos, porque así confunden a nuestro organismo y nos privan del sueño, para que sigamos comiendo y produciendo más leche. Durante todo el día tengo colgado de mis ubres un extractor de leche, que pesa, me hace daño, y me crea infecciones. Y por ello me suministran antibióticos, ya que mi sistema inmunológico está tan dañado por la vida que llevo que no soy capaz de regenerarme y auto-sanarme de manera natural. Mi sangre está estancada, no se renueva, me duelen mucho las patas y en general toda la musculatura de mi cuerpo porque me han privado de caminar.

Pasan y pasan los días, y esa es mi rutina, como, bebo, defeco y orino dentro de mi jaula, sin ver jamás la luz del sol y tan sólo escuchando el sonido de mis otras hermanas lamentándose y quejándose.

Hasta que un día, el humano introduce una nueva función en mi vida, voy a ser madre. Un frío tubo me penetra, sin previo aviso y me causa un embarazo que yo no he deseado. Gesto a mi bebé a duras penas, hasta que llega el día de dar a luz. Mi bebé nace y sin darme tiempo ni siquiera para conocerlo y besarlo, ya me lo han arrebatado. Y lo que más me pesa es que sé que su destino será igual que el mío o peor. Estoy triste, desolada, destrozada, me han privado de mi hijo, y desde mi pequeña jaula lo que único que puedo hacer es soltar un quejido que no llegará a ningún sitio. El humano me practica embarazos, casi sin dejarme descansar. Sé que ninguno de mis bebés jamás probará ni una gota de mi leche, sé que no serán amamantados con amor, y yo nunca decidí nada de esto.

Me torturan, me violan, y me vuelven a violar, me privan de mis hijos, y desde este punto sólo puedo esperar la muerte. Hasta que la muerte llega. Pero no para mí, sino para algunas hermanas y compañeras. Muchas veces les dan muerte delante de mis ojos, nunca sé si seré la siguiente o no. Tengo que aguantar los alaridos, los gritos de auxilio, hasta que son asesinadas a sangre fría, sin importar sus vidas. Paso mis días esperando a que todo acabe y soy consciente de que mi vida no es mía, otros deciden sobre ella. “

vaquita

Supongo que al ponerte en la piel de una vaca explotada, han surgido en ti varias emociones: tristeza, rabia, injusticia, culpa… Son las mismas emociones que sienten ellas, sumadas al miedo y el pánico. Todas estas emociones quedan registradas energéticamente en la leche y la carne de la vaca que se vende en los supermercados. Y todos aquellos que consumáis este tipo de productos, me gustaría que os hicierais conscientes de que os estáis contaminando con estas energías de baja vibración, energías que contienen todo el proceso de sufrimiento que ha padecido el animal hasta llegar troceado a las cámaras frigoríficas de las tiendas. Si queréis verlo con vuestro propios ojos, tan sólo basta que pongáis en el buscador “explotación vacas”, me he abstenido de poner imágenes para evitar herir los sentimientos de nadie.

Aclararos que, no intento promover ningún tipo de movimiento vegetariano o vegano, simplemente que seamos un poquito más conscientes del tipo de comida que consumimos, y saber que siempre hay opciones de productos ecológicos y libres de sufrimiento.

La conciencia nos hace libres y sabios.

                                                                                                                                             selene

Publicado en Sin categoría

Las ruedas de energía

¿Qué es una rueda de energía?

Llamamos rueda de energía a la reunión de un grupo de personas que desean dirigir su energía hacia un mismo fin.

¿En qué consiste?

Las personas se toman de las manos formando un círculo, de pie o sentadas. Al cerrar el círculo energéticamente tenemos la intención de condensar la energía para proyectarla hacia algo en concreto con mucha más fuerza que si lo hiciéramos solos.

El círculo es la forma geométrica que no permite ninguna fuga de energía, puesto que no tiene principio ni fin.  Si conjugamos la energía del círculo con la intención de nuestra mente y nuestros corazones creamos un cúmulo de energías de alta frecuencia lista para ser recibidas allá donde se envíen.

circulo

Muchas culturas ancestrales, utilizaron el círculo para distintos ritos y canalizaciones, incluso crearon construcciones sagradas circulares con la intención de potenciar la energía.

¿Todo el mundo puede formar parte de una rueda de energía?

Si. Para formar parte no es necesario conocer ninguna técnica, ni saber meditar. Tan sólo basta con predisponerse, respirar, y tener la intención de compartir nuestra energía para una Bien Común.

Beneficios de asistir a una rueda

Cuando destinamos parte de nuestra energía a ayudar a los demás automáticamente nuestro corazón se abre, sentimos calidez.

Dar apoyo  nos hace sentirnos agradecidos de poder colaborar para mejorar una situación, o a una persona.

Al formar parte del círculo e interactuar con las distintas energías de los asistentes, podemos beneficiarnos de recargas energéticas e incluso desbloqueos en nuestros cuerpos sutiles.

Nuestra vibración se eleva en cuanto pensamos y sentimos con la intención de ayudar.

¿Cuál es el sentido de reunirnos y hacer una rueda? ¿Qué podemos conseguir?

Lo más importante es que nuestra energía se multiplica y se hace poderosa, al estar en contacto con la de otras personas que están en una misma sintonía. Cuando un grupo de personas se concentran y se focalizan en algo en concreto, nace algo grande, se crea un paquete de información positiva que tiene tanta fuerza, está tan vivo, porque ha sido creado desde el amor altruista, que es capaz de llegar allí donde se le dirija y se precise.

A través de una rueda podemos enviar nuestras energías de gratitud a cualquier ser, a cualquier lugar.

Juntos, compartiendo y proyectando nuestra energía y nuestros mejores deseos podemos  ayudar a sanar a cualquier persona, sin importar donde se encuentre, y dar apoyo en cualquier situación necesaria.

¿Alguien dirige la rueda de energía?

Al empezar a practicar las ruedas es importante lograr que las energías de todas las personas del grupo se sintonicen. Cada asistente viene a la reunión con una vibración diferente, puesto que su día habrá sido diferente al de todos los demás. Debemos conseguir equilibrar nuestras energías y lograr conectarnos al círculo para que la rueda funcione. Por ello, es importante que alguien guíe las sesiones, para que resulte más fácil para todos y rápido concentrarnos en un mismo punto, sin distracciones. A medida que el grupo se va consolidando, va dejando de ser necesaria la guía y todo fluye de manera natural.

selene

Publicado en Sin categoría